¿Geografía?

¿Cuál es el patrón geográfico de la corrupción, pobreza y contaminación en Puerto Rico? ¿Cómo pueden transitar dos millones de vehículos de motor en 3,500 millas cuadradas? ¿Cómo se distribuyen espacialmente los cientos de delitos Tipo I que estamos registrando este año? ¿Cuánto subirá el nivel del mar con el calentamiento global que estamos experimentando? ¿Cuál es la región geológicamente más vieja del País? ¿Porqué hay diferencia de clima entre el norte y sur de la Isla? ¿Por qué los mayores centros comerciales se ubican sobre los mejores terrenos agrícolas? ¿Por qué la Isla tiembla tres veces al día? ¿En qué región se concentra la violencia contra las mujeres o el hostigamiento hacia los niños? ¿Por qué Bayamón contiene la mayor concentración de iglesias Discípulos de Cristo y de pizzerías? Quizás si conociéramos la geografía de la Isla podríamos articular una respuesta a todas estas preguntas.

¿Por qué Brasil se proyecta como la mayor potencia económica de toda América en los próximos 20 años? ¿Qué efecto tiene sobre la política y economía puertorriqueñas el desplazamiento de Estados Unidos como la mayor potencia económica? ¿Por qué el monte Everest es el pico más alto del planeta? ¿Cómo nos afectan los conflictos en el Medio Oriente u otras partes del mundo? Desconocer las contestaciones a las preguntas anteriores es desconocer la geografía de nuestro hemisferio y el mundo en que vivimos. El conocimiento geográfico es fundamental en todo esquema o aspiración de superación de la sociedad. En pocas palabras, sin geografía no puede haber conocimiento de nuestro hábitat. Si educamos a los niños hoy, no habrá que castigar a los adultos mañana. Sin este conocimiento no puede construirse un desarrollo nacional; esta idea no es nueva, es de don Eugenio María de Hostos, el Ciudadano de América.