Historia del Departamento

El Departamento Subgraduado de Trabajo Social se estableció hace 44 años en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.  En la primavera del año académico 1971-72 se comenzó, de forma experimental, en la Facultad de Ciencias Sociales y fue aprobado por el Senado Académico el 6 de abril de 1972.  El proceso de transición de la sociedad agraria a una industrial introdujo cambios dramáticos en la estructura social de Puerto Rico.  Con ello, además de la sobrepoblación y la pobreza extrema, surgieron otros problemas como: el alcoholismo, la adicción a drogas, la delincuencia juvenil, la criminalidad, el desempleo, la enfermedad mental y la indefensión de los ancianos.  Ante este panorama, la Universidad de Puerto Rico se involucró en la formación de profesionales de nivel de entrada, bien preparados en el ámbito del bienestar social, para proporcionar servicios directos en las entidades públicas y privadas que se ocupaban de los problemas sociales mencionados.  Como resultado, se creó el Departamento, el que asumió el reto de preparar trabajadores/as sociales  generalistas en el campo del servicio social.

El Departamento, desde su inicio, fue acreditado por el Consejo de Educación en trabajo Social de Estados Unidos (Council on Social Work Education).  El Consejo es la única institución en Estados Unidos que aprueba los programas educativos de trabajo social de sus estados y territorios.  El primer proceso de acreditación del Departamento tuvo lugar en el año académico 1974-75.  Le siguieron las de los años 1979, 1986, 1991, 2001 y 2008, siendo todas altamente satisfactorias.  La próxima reacreditación le corresponde en el año 2017.

El Consejo de Educación en Trabajo Social acredita todos los programas académicos de bachillerato y maestría en Trabajo Social en Estados Unidos y sus territorios.  Este organismo emite periódicamente sus directrices para la evaluación académica de los currículos de enseñanza en Trabajo Social.  Estas directrices se conocen como Enunciado de Política Curricular o Curriculum Policy Statement.  Se resumen a continuación las últimas políticas curriculares dirigidas a promover la excelencia en la educación en Trabajo Social.

  • Los propósitos del Trabajo Social como profesión se basan en valores de servicio, justicia social y económica, dignidad del ser humano, importancia de las relaciones humanas e integridad y competencia en la práctica. Señalan seis propósitos principales de la profesión que incluyen aspectos como: alivio de la pobreza y opresión; enriquecimiento del funcionamiento social de individuos, familias, grupos, organizaciones y comunidades; formulación de políticas sociales, servicios y programas justos; promoción de políticas sociales hacia ese fin; desarrollo de investigación y promoción de conocimientos que enriquezcan la práctica, considerando como contexto para esta la diversidad cultural.
  • El propósito principal de la educación en Trabajo Social es preparar profesionales efectivos y competentes, promoviendo la integración de conocimientos, valores y destrezas de la profesión. Además, se consideran como esenciales la promoción del conocimiento y el liderazgo en agencias de servicio social.
  • La educación en Trabajo Social puede ser variada pero debe considerar una serie de medios para lograr sus fines. Entre estos se enfatizan: currículos innovadores con perspectivas de artes liberales; desarrollo de tecnologías relevantes; mantenimiento de relaciones recíprocas con profesionales y la comunidad; promoción de educación continuada; colaboraciones interdisciplinarias; y prevención.

Los y las profesionales del trabajo social que reciben este tipo de educación deben estar preparados para trabajar con individuos, grupos, organizaciones y comunidades; evaluar su práctica; evitar el discrimen en todas sus formas; aliviar la injusticia social; reconocer el contexto global de la práctica; y formular e influenciar políticas sociales en diversos contextos.

  • La estructura de los diversos programas puede variar dentro de los parámetros de competencia esbozados. En el nivel de bachillerato se prepara a los/as estudiantes en una práctica generalista, es decir, que puede trabajar con individuos, grupos, organizaciones y comunidades.
  • El fundamento profesional de los programas debe incluir una serie de objetivos que promuevan un conocimiento cabal de la profesión, de su historia, valores, enfoques filosóficos, metodologías y alcance. El fundamento curricular debe proveer contenidos en las áreas de valores y ética; diversidad; poblaciones en riesgo; justicia social y económica; conducta humana y ambiente social; políticas y servicios de bienestar social; práctica profesional; investigación; y práctica supervisada.
  • Los estándares utilizados para la acreditación de los programas en Trabajo Social cubren la misión, metas y objetivos del programa; el currículo; la dirección; estructura administrativa y recursos del programa; la facultad; el desarrollo profesional del estudiante; la diversidad humana; la política de no discriminación; la renovación del programa; y la evaluación sistemática del mismo, así como su mejoramiento continuo.