Nosotros

¿Qué es la profesión de trabajo social?

Trabajo social es la actividad profesional de ayudar a individuos, grupos, familias, organizaciones y comunidades a aumentar o restaurar su capacidad para el funcionamiento social y crear las condiciones sociales favorables para lograr esta meta (Barker, 1988).  Es el arte de aplicar diversos recursos a necesidades individuales, grupales y comunales mediante la utilización del método científico para ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas (Stroup, 1960).

Es una profesión comprometida con la democracia participativa, la justicia social y el enfrentamiento de la desigualdad e inequidad social (Exposición de Motivos de la Enmienda a la Ley de Colegiación, Agosto de 2015).  Fundamenta su acción ético-política en la defensa y ampliación de los derechos humanos (Ibid). Se inserta en la investigación social; el análisis y formulación de política social; la gestión y administración de programas sociales; y acciones profesionales de asistencia social, socio-educativas y terapéuticas, entre otras, que incidan en el fortalecimiento de la autonomía, el ejercicio de la ciudadanía y el bienestar integral del ser humano en todos sus contextos (Ibid).

Enmarca su quehacer profesional en conocimientos y destrezas teórico-metodológicas y técnico-operativas producto de la investigación y la práctica profesional en contextos históricos-culturales específicos (Exposición de Motivos de la Enmienda a la Ley de Colegiación, Agosto de 2015).

La práctica profesional del trabajo social consiste en la aplicación de técnicas, principios y los valores del trabajo social para diversos fines, a saber (Kirst-Ashman, 2007): (a) ayudar a las personas a obtener servicios tangibles (i.e. provisión de alimentos, vivienda, ingreso); (b) proveer consejería y psicoterapia a individuos, familias y grupos; y (c) ayudar a las comunidades o grupos a proveer o mejorar los servicios sociales y de salud. De acuerdo al Council on Social Work Education (2012), los propósitos de la profesión de trabajo social son: promover, restaurar, mantener y aumentar el funcionamiento social de los individuos, familias, grupos, comunidades y organizaciones; ofreciéndoles ayuda para completar o realizar sus tareas, prevenir y aliviar la angustia, la pena y usar los recursos. Los y las profesionales del trabajo social ejecutan funciones preventivas, restaurativas y remediales para conseguir estos propósitos. La función preventiva consiste de la provisión de recursos, a tiempo, a las personas vulnerables y promover el funcionamiento social antes de que los problemas se desarrollen e incluye programas y actividades como: planificación familiar; clínicas prenatales; educación a los padres; consejería premarital y pre-retiro; enriquecimiento matrimonial; desarrollo de grupos de tratamiento con fines preventivos (socio-educativos, de crecimiento, apoyo), entre otros. La restaurativa está dirigida a restablecer el funcionamiento que ha sido debilitado o deteriorado por dificultades físicas o mentales y la remediativa a la eliminación o aminoramiento de los problemas sociales, necesidades emocionales (autoestima, necesidades emocionales, logros personales), necesidades físicas, etc.

Con el propósito de aumentar el funcionamiento social, busca satisfacer las necesidades humanas comunes, que sean adecuadamente satisfechas para capacitar a los individuos a alcanzar un grado razonable de logros y para que funcionen como miembros productivos. Para ello, el y la trabajador/a social tiene que ser enlace entre el participante y su ambiente; además de planificar, formular e implantar políticas sociales, servicios, recursos y programas necesarios para satisfacer las necesidades humanas básicas y apoyar el desarrollo de las capacidades del individuo.

El propósito de apoderar a los grupos en riesgo y promover la justicia social y económica lo logra a través de la promoción del cambio social a favor de las personas oprimidas, vulnerables, en pobreza, discriminadas o sujetas a otras formas de injusticia en contra de poblaciones en riesgo. Los y las Trabajadores/as Sociales se unen a otros grupos para promover la acción social y legislación que resulten en decisiones justas, políticas y prácticas funcionales. Intercede mayormente por gente y grupos que no pueden abogar efectivamente por ellos mismos, por ejemplo: personas con diversidad funcional, necesidades de salud mental y de escasos recursos económicos, entre otros.

Definición global de Trabajo Social

La Junta General de la Federación Internacional de Trabajo Social (FITS) y la Sociedad Internacional de Trabajo Social (IASSW) definen la profesión de trabajo social como una profesión basada en la práctica y la disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas (http://ifsw.org/propuesta-de-definicion-global-del-trabajo-social/). Es una profesión práctica y la disciplina académica que reconoce que los factores históricos, socioeconómicos, culturales, espaciales, políticos y personales interconectados sirven como oportunidades y/o barreras para el bienestar humano y el desarrollo. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Esta definición reconoce que el trabajo social es informado, no sólo por los entornos de práctica específicos y por teorías occidentales, sino también por los conocimientos indígenas o autóctonos (locales), quienes en cada región, país o zona tienen sus propios valores, formas de conocimiento, formas de transmitir sus conocimientos y han hecho valiosas contribuciones a la ciencia.